Gráfica Plus/Delta – Herramienta de Liderazgo
febrero 21, 2019
Hábito 6 – Sinergizar
febrero 21, 2019

Hábito 5 – Buscar Primero Entender, luego Ser Entendido

GUÍA para PADRES

Folleto de Franklin Covey

 

 

 

Buscar primero entender, luego ser entendido significa que es mejor primero escuchar y luego hablar.  Al dedicar tiempo para escuchar a otra persona, alcanzará un nivel más alto de comunicación.  Enseñar el hábito 5 a sus hijos pequeños se hace al considerar primero su edad y desarrollo.  A los niños pequeños les resulta difícil entender el paradigma (punto de vista) de otro.

Este hábito se aborda mejor al presentar la escucha como una destreza que debe practicarse.  

Aprender a escuchar sin interrumpir y aprender a escuchar con sus oídos, sus ojos y su corazón ayudará a los niños a desarrollar cimientos para el hábito 5.

En pocas palabras, tenemos dos orejas y una boca para que podamos invertir más tiempo en escuchar con la intención de entender.

Actividades para los niños más pequeños

  1. Para entender mejor cómo escuchar puede ayudar o afectar una relación, pruebe “pretender escuchar” con su hijo durante varios minutos. Su hijo estará frustrado. Explique lo que estaba haciendo y comente sobre cómo se sentía su hijo.  Ahora haga que su hijo lo ignore cuando esté hablando.  Hable sobre cómo lo hace sentir cuando lo ignoran. Termine la conversación pensando en las maneras de permitir que otra persona sepa cómo se siente usted realmente cuando no lo están escuchando.  Recuérdele a su hijo que esto también es un ejemplo de pensar en ganar-ganar.
  2. El lenguaje corporal puede ser incluso más importante que las palabras. Juegue un partido con sus hijos donde cada uno trate de adivinar la emoción de los demás (feliz, triste, enfadado, frustrado, aburrido y otros) sin usar ninguna palabra, sólo lenguaje corporal.
  3. Demuestre cómo decir la misma frase en un tono diferente de voz, puede darle a la frase un significado totalmente diferente. Trate de enfatizar palabras diferentes en la frase “No dije que lo hiciste” y luego haga que su hijo le diga cómo cambió el significado.
  4. Lea el capítulo 5 del libro los “7 hábitos de los niños felices” con su hijo.

Actividades de los hijos adolescentes

  1. Pregúntese cuál es su problema más grande en escuchar. ¿Acaso “pretende escuchar”? ¿Sólo escucha para dar consejos o juzgar? ¿Planea lo que va a decir en lugar de realmente escuchar? Procure mejorar sus destrezas de escuchar y modele una buena conducta para escuchar.
  2. ¿Hay algún problema por el que usted y su hijo adolescente siempre discuten? Si es así, vaya a donde su hijo adolescente y dígale, “Ayúdame a entender tu punto de vista.” Luego escuche realmente sin interrupciones. Cuando su hijo haya terminado, repita con sus propias palabras lo que escuchó hasta que su hijo haya reconocido que lo entendió.  Luego, es su turno de hablar y el turno de su hijo para escuchar.  Quizá quiera usar una “varilla para hablar” cuando esté teniendo esta conversación.  Sólo la persona que sostenga la varilla para hablar se le permitirá hablar y no pasará la varilla a otra persona hasta que se haya dado a entender.
  3. Considere preguntarle a su hijo adolescente hacerle saber cuándo siente que usted no lo está escuchando.  Cuando esto ocurra, agradézcale, escuche y comparta de acá para allá hasta que su hijo adolescente se haya dado a entender.
0
Compartir...