Técnicas para Padres Efectivos – Parte 2
febrero 16, 2018
Técnicas para Padres Efectivos – Parte 4 y final
abril 4, 2018

Técnicas para Padres Efectivos – Parte 3

 

Ahora que estamos claros de la importancia de las metas nos toca saber cómo lograrlas.  Antes de entrar a la técnica propuesta quiero empezar con unos hechos.

El primer hecho es que vivimos en tiempos con problemas complejos, aunque no difíciles.  Comparemos esta época con los ejemplos a continuación descritos:  Hace 100 años las tareas eran simples, de pocos pasos.  Pensemos en los teléfonos de ese entonces, comparado con las computadoras que usamos como teléfono hoy en día, los relojes, las casas, etc.  Cualquier producto que veamos es mucho más sofisticado hoy en día.

El segundo hecho es que la mayoría de errores que se cometen es por no hacer todos los pasos necesarios, que generalmente sucede por olvido.  ¿Qué pasa si construimos una máquina sofisticada como un carro y se nos olvida poner los frenos?  Sólo es una pieza entre cientos de miles de piezas, pero ¿es funcional un carro sin freno?  ¡Por supuesto que no! y eso sucede con cualquier tarea compleja, se nos olvida un paso y deja de ser funcional.

Basado en los hechos anteriores la solución es casi obvia, el problema es que, es tan obvia que no parece que pueda generar tanto impacto.  La solución es hacer una lista de cotejo, o como se dice en inglés, un “checklist”.

Lista de Cotejo

Con una buena lista de cotejo logramos:

  • Protegernos contra fallas.  La primera función de la lista de cotejo es que no se nos olvide ningún paso crítico que pueda ocasionar una falla.
  • Crea disciplina.  Cuando somos sistemáticos en repetir la misma fórmula de éxito una y otra vez, estamos garantizando el éxito.  Por supuesto que para lograrlo se debe ser disciplinado y no fallar con los pasos.  Es como que un día sigamos la receta para hacer un pastel y salga perfecto y al día siguiente lo hagamos como nos recordamos que era.
  • Logra resultados ideales.  Si la lista de cotejo es buena significa que tendremos el resultado ideal.  El objetivo entonces es asegurarse que la receta que estamos creando sea la que saca ese pastel ideal.
  • Quita el componente de incertidumbre o indecisión.  Cuando hacemos las cosas de forma diferente cada vez, algunas veces saldrá mejor que otras, es casi un juego de azar.  Cuando repetimos la fórmula de éxito eliminamos esa incertidumbre.
  • Permite resolver problemas complejos.  Los problemas complejos son los que llevan muchos pasos.  Si nos aseguramos de hacer todos los pasos, resolvemos la complejidad y lo volvemos simple.
  • Mide el progreso.  Siguiendo de forma disciplinada una lista de cotejo nos permite saber si lo que estamos haciendo está funcionando o no y nos permite irla modificando hasta llegar al resultado deseado.

¿Cómo hacemos una lista de cotejo?  Sí, hacerlas también tiene recomendaciones de buenas prácticas:

  • Listas cortas.  Buscamos que la lista tenga entre 5 y 9 pasos.  Estos números están bien estudiados, si tienen menos entonces no hace falta hacer una lista de cotejo, son muy pocos los pasos.  Si son más de 9, son tantos que posiblemente nos abruma y decidimos no ser tan disciplinados porque “qué aburrido tantos pasos”.   Si se está trabajando un problema muy complejo se descompone en varias partes y que cada una tenga entre 5 y 9 pasos.
  • Pasos críticos e importantes.  Tampoco queremos poner pasos obvios.  Si es una cirugía médica no le vamos a decir al doctor cómo se hace una incisión, él sabe y lo ha hecho muchas veces.  Lo que queremos es poner los pasos, que si no lo hacemos el resultado ya no será el mismo, sólo es un recordatorio, no una enseñanza.
  • Ser preciso.  Evitar ser vago en el paso.  Si estamos hablando del promedio de calificaciones de nuestro hijo, podemos decir promedio 85 puntos.  Eso es preciso y no hay dudas.  Caso contrario, si decimos “que saque buena nota”.
  • Ser prácticos.  Esta lista tiene que ayudar, no estorbar.

En el libro “The checklist manifesto” del autor Atul Gawande, nos menciona algunos casos de éxito de industrias que han adoptado esta técnica:

  • Hospitales.  Se introdujo las listas de cotejo en la sala de operaciones, cosas sencillas como lavarse las manos antes de entrar a sala,  mascarilla, asegurarse de que estuvieran todas las herramientas, existencia del tipo de sangre del paciente por si lo necesitaban, etc.  Siendo cosas tan sencillas se pensó que no daría mayores resultados, pero no fue así.  Algunos de sus logros:
    • Las complicaciones en una operación bajaron 36%
    • Las muertes en sala de operaciones bajaron 47%
    • Las infecciones en sala de operaciones bajaron 50%
    • Los pacientes necesitando otra operación a causa de esta operación bajaron 25%
  • Aviones.  Hubo un caso muy polémico en Brasil, en donde un avión, lleno de pasajeros, se cayó.  Cuando hicieron la investigación se dieron cuenta de algo que los alarmó, el avión se había quedado sin gasolina.  No es que no supieran que el avión necesitaba gasolina, es que simple y sencillamente se les olvidó.  Hicieron listas de qué hacer antes de despegar el avión y de qué hacer en caso de emergencias y los resultados fueron increíbles.
  • Construcciones.  Fue una de las primeras industrias en implementar las listas de cotejo.  Esto por la sofisticación de las construcciones y tipos de materiales hoy en día.  Han llegado al punto de formar parte de las reglas municipales el asegurarse de ciertos puntos críticos de las mismas.

Los tres ejemplos anteriores han salvado millones de vidas.  Si funciona para estas industrias lo mismo aplica para actividades diarias de nuestras vidas.

¿Cómo se vería una lista de cotejo para la educación de sus hijos?  Empecemos con los elementos para construirla:

  1. Descubrir la mejor forma de aprender.  Todos aprendemos de forma diferente, algunos son auditivos, otros visuales, algunos en la noche aprenden mejor, otros en la mañana, otros antes de comer, otros después, otros es practicando, etc.   El primer paso es descubrir la mejor forma para sus hijos, que seguramente será diferente para cada uno.  Si no sabemos podemos ir probando a ver cuál funciona mejor.
  2. Desglosar esta forma en actividades.  Si sabemos que la mejor hora es de 4 a 6 de la tarde, planeemos todo el día para lograr dejar estas horas para el estudio.  Qué actividades necesito para lograr aplicar la mejor forma de aprender.
  3. Hacerlos conscientes de la forma de tener éxito.  Muchas veces nuestros hijos creen que no pueden, creen que no tienen la capacidad de lograr algo.  Cuando enseñamos este tipo de métodos les estamos dando una enseñanza de vida, les estamos diciendo que todo lo pueden lograr, sólo tienen que encontrar la forma.  Esto indudablemente mejorará su autoestima.
  4. Seguir estas actividades disciplinadamente.  Esta parte es crítica, no podemos hacerla unos días sí y otros no, esto es diario para que funcione.  Ya tenemos la fórmula del éxito, ahora sigamos sus pasos.
  5. Disfrutar de los resultados.  Algo importante es la celebración cuando logramos nuestras metas.  Que nuestros hijos sepan lo orgullosos que estamos de ellos, que creemos en ellos.  Nótese que dije celebración, no dije premio y castigo.  Darle de premio un viaje porque ganó el año no es recomendable, ganar el año es su obligación, podemos felicitarlo por sus notas, pero no premiarlo.  El problema de premiarlo es que esperará que siempre se le premie cuando logra cualquier cosa y en la vida no será así.

Un ejemplo de una lista de cotejo para la parte académica de sus hijos puede ser la siguiente:

  1. Hacer tareas en tiempo.  En tiempo no es hacer la que tenemos que entregar mañana, sino hacer la que dejaron hoy.  La razón es que si tuvieron algún problema para hacerla todavía tienen más días para consultar con su profesor, estudiar más, etc.
  2. Poner atención en clase.  Los que no ponen atención en clase luego no entienden y cuando estudian solos es como si estuvieran viendo el tema por primera vez, esto lo hace mucho más difícil.
  3. Especificar tiempo de estudio diario.  Si por ejemplo la técnica es leer todo lo que se vio en ese día hasta entenderlo y eso le toma 1 hora, se especifica de esa forma.
  4. Estrategia para la materia que se le dificulta.  Todos tienen sus fortalezas en algunas clases y debilidades en otras.  En las que tiene sus debilidades hay que desarrollar una estrategia para lograrla entender.  Por ejemplo apoyarse en otros recursos como páginas de internet, videos de explicación, etc.
  5. Preparar todos los materiales para llevar al día siguiente.  Si se le olvida algo no podrá aprovechar la clase para lo que fue diseñada.
  6. Faltas disciplinarias.  Si el problema de sus hijos es la disciplina aquí se puede especificar que no puede tener más de 1 falta menor al mes.  De esa forma sus hijos estarán conscientes del número cuando piensen en hacer una travesura.
  7. Rendición de cuentas.  Esto lo pueden hacer cada mes, es en donde sus hijos les presentan a ustedes sus resultados según las metas establecidas.  Si le fue bien, recibirá su merecido reconocimiento.  Si le fue mal, es sentarse de nuevo con ustedes a buscar por qué no se logró, si fue problema de metas, o de la lista de cotejo, o de no seguirla, etc.  Lo importante aquí es que su hijo se haga cuentadante del resultado.
  8. Celebrar los resultados.

     ¿Qué piensan?

Eduardo
Eduardo
Ante el reto de ser los modelos de vida para nuestros hijos enfrentamos decisiones diarias que nos hacen pensar, cuestionar, investigar, tomar consciencia y en cumplimiento de nuestras responsabilidades vamos adquiriendo cierta sabiduría que la práctica nos retroalimenta y nos mantiene en una mejora continua. Este foro tiene por misión facilitar la interacción entre padres proactivos. Es un espacio que recopila las buenas prácticas de las familias efectivas y una invitación para unirse al reto de cambiar el mundo una persona a la vez. Estoy convencido que cuando el colegio, padres e hijos trabajamos juntos, el éxito está asegurado. Ing. Eduardo Montano Director General Colegio Montano

Deja un comentario